AL PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE LOS REALEJOS.
Jonás Hernández Hernández, Concejal de Izquierda Unida Canaria-Por Tenerife (IUC-XTF), en este Ayuntamiento de Los Realejos, por medio del presente escrito y como más procedente sea en Derecho formula la siguiente MOCIÓN para su debate y aprobación si procede, en el Pleno Ordinario que se celebrará el próximo jueves, 31 de enero.
MOCIÓN SOBRE LA ANULACION DEL CONSEJO DE GUERRA CONTRA LOS PRESOS POLÍTICOS SAHARAUIS DEL CAMPAMENTO DE GDEIM IZIK Y SU PUESTA EN LIBERTAD.
ESPOSICIÓN DE MOTIVOS.
El próximo 1 de febrero de 2013,  un grupo de veintitrés saharauis será sometido a un consejo de guerra ante un tribunal militar marroquí en Rabat. Podrían llegar a ser condenados a pena de muerte.
Estos 23 saharauis llevan presos ya más de dos años en unas condiciones de hacinamiento que forman parte de la práctica sistemática de la tortura que padecen los presos saharauis en las prisiones marroquíes, como atestiguan numerosos informes de organismos internacionales defensores de los derechos humanos y el Relator de las Naciones Unidas contra la Tortura.
Se les presenta ante un tribunal militar por haber participado en el Campamento de Gdeim Izik a finales del año 2010, a pesar de que son civiles y se limitaron a unirse a una protesta pacífica exigiendo a Marruecos el cumplimiento de los derechos humanos, a lo que está obligado como potencia ocupante del Sáhara Occidental y signatario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.
El campamento de Gdeim Izik, a 15 Km. de la ciudad ocupada de El Aaiún (capital del Sáhara Occidental), fue la manifestación pacífica más importante de la historia de la causa saharaui, más de 20.000 personas dejaron sus hogares y montaron un campamento en medio del desierto. Este campamento fue desmantelado violentamente el 8 de noviembre de 2010 por la policía y militares marroquíes a la vista de la ONU y la comunidad internacional, y desde esas fechas estos 23 saharauis permanecen privados de su libertad y viviendo en condiciones de tortura.
Los juicios a los que son sometidos los activistas saharauis son farsas en las que no se respetan los mínimos derechos, ni de los acusados ni de sus abogados defensores, siendo frecuentes las agresiones a los mismos en el desarrollo del juicio, habiéndose llegado incluso a agredir a los observadores internacionales, que con su testimonio han dejado prueba irrefutable del desprecio a la Justicia que se perpetra en esas instancias.
En el caso de los presos políticos del campamento de Gdeim Izik la situación es aún más grave, pues serán juzgados por un tribunal militar en un consejo de guerra sin que haya garantías para que se puedan defender de unas acusaciones prefabricadas a petición de las instancias de poder en Marruecos.
Marruecos actúa de esta manera porque se siente respaldado por las potencias occidentales, y entre ellas España. El Gobierno Español, al ser aún España la potencia administradora del Sáhara Occidental, tiene que presionar a Marruecos para que se anule esta farsa de juicio y se libere inmediatamente a todas las presas y presos políticos saharauis.

 

 

En IU entendemos que todas las administraciones deben exigir al Estado Español y su gobierno que actúe en defensa de los derechos humanos en un territorio que hasta hace poco estuvo bajo su dominio y con el que le unen lazos de afectividad.
Por todo ello, proponemos que se adopten los siguientes,
ACUERDOS:
1.- Dirigirse al Gobierno del Estado Español para que inste ante Marruecos la anulación del consejo de guerra contra los presos políticos saharauis de Gdeim Izik, previsto para el próximo 1 de febrero en Rabat, y exija su inmediata puesta en libertad.
2.- Del mismo modo, el pleno del Ayuntamiento de Los Realejos, pide al Gobierno del Estado Español que tome los siguientes compromisos para una solución justa y democrática del conflicto del Sáhara Occidental:

  1. Que lleve a cabo los pasos necesarios para que los crímenes realizados por las fuerzas marroquíes en los Territorios Ocupados del Sáhara Occidental sean juzgados ante el tribunal de la Haya, y dar vía a las investigaciones abiertas en la Audiencia Nacional en Madrid, en vez de acallarlas.
  2. Que presente una resolución ante la ONU para que la MINURSO tenga competencias en la defensa de los derechos humanos de la población saharaui, así como en ayuda humanitaria y material; de este modo dejaría de ser la única misión de la ONU en el mundo que no defiende los derechos humanos de la población a la que dice proteger.
  3.  Por último, terminar el proceso de descolonización del Sáhara Occidental potenciando el Referéndum de Autodeterminación basándose en la jurisprudencia internacional.

En Los Realejos, a 23 de enero de 2013.

 

FDO.: Jonás Hernández Hernández

                                             Concejal de IUC-XTF