Logo_IUC rojo.emf

AL PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE LOS REALEJOS.

 

D. Jonás Hernández Hernández, Concejal de Izquierda Unida Canaria de este Ayuntamiento de Los Realejos, por medio del presente escrito y como más procedente sea en Derecho, formula la siguiente MOCION para su debate y aprobación, si procede, en el Pleno Ordinario que se celebrará el próximo jueves 26 de junio de 2014.

 

MOCIÓN CONTRA LAS PROSPECCIONES PETROLÍFERAS EN LAS COSTAS DE CANARIAS.  

 

            EXPOSICION DE MOTIVOS.

 

El otorgamiento de licencias a Repsol para prospectar en aguas canarias en busca de hidrocarburos ha creado un debate social en el que una parte significativa de la población y de las organizaciones e instituciones canarias se han manifestado claramente en contra. Ejemplo claro de este rechazo ha sido el apoyo y participación masiva de la ciudadanía en las manifestaciones celebradas el pasado 7 de junio en todas las islas del archipiélago. Por otro lado, también la comunidad científica ha emitido informes que alertan del riesgo que suponen tanto estas prospecciones como las potenciales plataformas petrolíferas, riesgo que se cierne directamente sobre el medio ambiente, aunque sus consecuencias acarrearían perjuicios para todo el sistema social y económico canario, habida cuenta de que el ser humano y su actividad son indisociables del medio natural, y más en un archipiélago que lo utiliza de una forma tan directa, y cuyo principal reclamo turístico está fuertemente vinculado al paisaje y a la costa.

 

Hay numerosos estudios que certifican el nivel de riesgo que entrañarían tanto la actividad de prospección como la de extracción de crudo en aguas cercanas a Canarias. Algunos de ellos condicionarían no sólo la actividad económica sino la propia seguridad ciudadana, dado que afectarían incluso al abastecimiento de agua en islas como Lanzarote y Fuerteventura. Entre ellos, cabe citar el informe del Consejo Científico del Comité MaB (Man and Biosphere) de la UNESCO, titulado Incidencia de las prospecciones petrolíferas en las Islas Orientales del Archipiélago canario, en el que concluye que un vertido de hidrocarburos, e incluso las actividades de perforación y prospección petrolíferas, “causarían un importante impacto medioambiental ya que podrían verse afectados ecosistemas con valores naturales de gran interés y la rica biodiversidad marina existente en las islas de Fuerteventura y Lanzarote, pudiendo ser dañadas igualmente otras islas del archipiélago canario”. Añade además que “los daños se extenderían al ámbito económico y, todo ello repercutiría en el bienestar de la población”.

 

Si nos ceñimos únicamente al procedimiento seguido por la trasnacional Repsol para obtener los permisos que le permitan operar en estas aguas, encontramos numerosos defectos insalvables y denunciables. Desde la tramitación de un expediente anulado en el año 2004 por sentencia judicial con el único fin de acogerse a una legislación desactualizada y menos restrictiva que la ahora vigente; la presentación de un Estudio de Impacto Ambiental cargado de indefiniciones e incertidumbres, que no deja claro ni el emplazamiento real de las actividades a desarrollar ni las características concretas del proyecto, ni tampoco los protocolos y las medidas a tomar en caso de que se produjera una catástrofe; hasta la ocultación de informes que han debido ser objeto de requerimiento por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

 

También hay que evidenciar las inaceptables deficiencias democráticas que ha presentado todo el procedimiento administrativo (por ejemplo, el plazo de exposición pública del Estudio de Impacto Ambiental, abierto en el mes de agosto de 2013); o la acción intencionada del Ministerio de Medio Ambiente de no dar continuidad a al propuesta de declaración de Lugar de Interés Comunitario al espacio marítimo que se vería afectado directamente por las plataformas petrolíferas; e incluso las continuas declaraciones del Ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, que sin atender a los trámites democráticos ni a los resultados de la evaluación técnica sobre el impacto ambiental, no sólo da por hecha la aprobación de las prospecciones incluso indicando fecha de inicio, sino que además ridiculiza activamente a cuantas instituciones, organizaciones y ciudadanos se manifiestan en contra, aunque aporten datos concretos que justifican sobradamente su posición.

 

Por último, hay que destacar que la ejecución de estas prospecciones petrolíferas solo cuenten con el apoyo del Partido Popular. Hasta ahora, los representantes canarios del PP siguen apoyando las prospecciones, mientras hemos visto como sus compañeros de organización en Baleares y, recientemente, en Malaga, se han opuesto a esta barbarie, en una actitud valiente y consecuente con la defensa de sus territorios, actitud que desgraciadamente no se da en Canarias.

 

Por todo ello, solicitamos al Ayuntamiento Pleno que adopte los siguientes

 

ACUERDOS:

 

1.- Denunciar la Declaración de Impacto Ambiental positiva del Ministerio de Medio Ambiente y pedir que se retire el Estudio de Impacto Ambiental, porque no cumple el más mínimo rigor científico y técnico, porque se ha elaborado de forma antidemocrática, sin atender las miles de alegaciones presentadas, porque se ha incorporado documentación que no ha contado con la obligada información pública, y porque se han falseado tendenciosamente datos fundamentales sobre la afección al medio marino y sobre los riesgos potenciales.

2.- Más allá de la respuesta del Tribunal Supremo a los Recursos presentados contra las prospecciones, solicitamos que se retire el Real Decreto 547/2012, de 16 de marzo, que da vía libre a las prospecciones, como voluntad mayoritaria de la sociedad canaria y como voluntad de las principales instituciones de las islas, anteponiendo el interés de los canarios y canarias a los de REPSOL.

3.- Solicitar y apoyar institucionalmente la celebración de una consulta a la sociedad canaria en relación a las prospecciones petrolíferas.

4.- Requerir a la Unión Europea para que se pongan los mecanismos legales, económicos y políticos necesarios, para que Canarias y su entorno africano, sean un modelo de sostenibilidad sobre la base de un nuevo modelo energético, basado en las energías renovables, limpias y de acceso libre y democrático.

5.- Emplazar a Naciones Unidas y otros organismos internacionales para que se establezca una moratoria a las prospecciones petrolíferas en la costa del antiguo banco pesquero canario – sahariano, así como la creación de un santuario marino, en aras de preservar la biodiversidad y los recursos marinos.

 

En Los Realejos, a 18 de Junio de 2014.

 

Jonás Hernández Hernández

Concejal del Grupo Mixto-IUC.