AL PLENO DEL AYUNTAMIENTO DE LOS REALEJOS.

            D. Jonás Hernández Hernández, Concejal de Izquierda Unida Canaria- Por Tenerife de este Ayuntamiento de Los Realejos, por medio del presente escrito y como más procedente sea en Derecho, formula la siguiente MOCIÓN para su debate y aprobación, si procede, en el Pleno Ordinario que se celebrará el próximo jueves 31 de octubre de 2013.

MOCIÓN CONTRA LA REFORMA DEL SISTEMA DE PENSIONES.    

            EXPOSICION DE MOTIVOS.

El Gobierno de España presentó el día 13 de septiembre un anteproyecto de ley por el que se desvincula el aumento anual de las pensiones del IPC, y en el que se establece para su revalorización una cláusula “suelo” del 0,25% y un “techo” del IPC más el 0,25%. Además, el propio Gobierno, ya apunta que en los próximos nueve años las pensiones sólo se incrementarían el 0’25% anual, muy por debajo del 2% en que subirá el coste de la vida, de acuerdo con las previsiones del Banco Central Europeo para la Zona Euro. Esto, evidentemente, supondría una pérdida de poder adquisitivo de las pensiones del 15’75 %, siempre que la inflación no supere en España ese 2% anual, estimación bastante improbable, pues la media de estos años pasados ha estado en torno al 3%.

Para los que ha denominado “años buenos”, se prevé un aumento de las pensiones equivalente al IPC más el 0’25%. Claro, que aunque parezca un sarcasmo, se necesitarían más de siete años de incremento continuado de las pensiones para recuperar el poder adquisitivo perdido en uno de los denominados “año malo”.

Por otro lado, el factor de equidad intergeneracional, que completa la propuesta de reforma, y que entraría en vigor en el año 2019, se basa en la previsión del crecimiento de la esperanza de vida, a partir de los 67 años, aplicándose una fórmula que disminuirá la pensión inicial cada cinco años.

En Canarias, la pensión media apenas alcanza los 800 euros mensuales y miles de pensionistas están muy por debajo de esa cantidad. Más del cincuenta por ciento no sobrepasa los 700 euros y el 25 % de las pensiones contributivas (así como el total de las no contributivas) están por debajo del umbral de la pobreza. El gasto imparable de la luz, el gas, el agua, el transporte y la cesta de la compra, al que hay que sumar el copago sanitario, que incide especialmente en los pensionistas, devalúa claramente aún más su capacidad adquisitiva. La reforma que propone el gobierno agravaría notablemente esta situación, hasta condenar a la miseria a una buena parte de las y los pensionistas canarios.

El Gobierno del Estado justifica su reforma no como consecuencia de la crisis actual, sino basándose en la inviabilidad del sistema debido al supuesto aumento de la población jubilada, al pretendido crecimiento de la esperanza de vida, al descenso de la población activa y a la bajada continua de la natalidad. Sin embargo, el déficit actual de la Seguridad Social no obedece a esas causas, sino al aumento del paro, al recorte de los salarios y a las exenciones empresariales en materia de cotización. La situación de déficit actual y coyuntural, podría compensarse durante varios años con el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, creado precisamente para esa eventualidad.

El gasto en pensiones no se ha disparado. Actualmente el porcentaje del Producto Interior Bruto destinado a pensiones es del 10’1 por ciento, muy por debajo de la media de los países del euro. En las peores previsiones del Gobierno el gasto llegaría al 14 % del PIB en 2050, un porcentaje inferior a lo que hoy dedican a pensiones en Francia o Italia, y similar al actual gasto alemán. Por otra parte, nada impide el trasvase de partidas de los presupuestos del Estado para garantizar la viabilidad y el poder adquisitivo de las pensiones.

Este anteproyecto de reforma que nos presenta el PP nos abocaría a un panorama de pensiones de subsistencia, complementadas con planes privados de pensiones para la minoría que pueda pagarlos. Y no podemos abandonar a nuestros mayores al sector privado, y a la capacidad o no que tengan para estos planes. La vejez se debe vivir con dignidad y recursos.

El Sistema Público de Pensiones es uno de los mejores logros del Estado Social. No podemos permitir que lo destrocen. Por lo expuesto, es por lo que proponemos al pleno de la Corporación la adopción de los siguientes

ACUERDOS:

1.- Manifestarse en contra del proyecto de ley de reforma de las pensiones públicas, presentado en el Consejo de Ministros el 13 de septiembre del 2013.

2.- Instar al Gobierno del Estado a que se mantenga, ahora y en el futuro, el poder adquisitivo de las pensiones de acuerdo con el IPC.

 

En Los Realejos, a 18 de Octubre de 2013.